Mousaka con bechamel de calabacín

¿Tiempo de berenjenas, tomates y calabacines? Os traemos una receta vegana que reúne estas tres maravillas del verano: mousaka con bechamel de calabacín, una bechamel tan sencilla y ligera que
querrás usarla para todo.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 berenjena grande ó 2 medianas de Catasol
  • 2 tomates grandes de Catasol
  • 1 calabacín grande de Catasol
  • 4 patatas medianas
  • 2 cebolla
  • 4 dientes de ajo
  • Tempeh o champiñones
  • Queso vegano (o animal)
  • Pimienta negra
  • Nuez moscada
  • Orégano
  • Sal
  • Aceite de oliva

Preparación:
Se pelan las berenjenas y se cortan en rodajas de 1⁄2 cm de grosor y se ponen a desamargar con sal.
Se pelan las patatas, se cortan en rodajas del mismo grosor y se ponen a hervir hasta que estén hechas pero no se deshagan.
Para la bechamel, se pica la cebolla menuda y se sofríe en una sartén con un chorrito de aceite de oliva junto con el ajo machacado en el mortero, cuando empiece a estar transparente se añade el calabacín en dados después de haberlo pelado. Se echa una pizca de sal y un poquito de pimienta negra y cuando esté bien hecho se pasa por la batidora y ¡lista la bechamel!

Se precalienta el horno a 200 ºC.
Mientras tanto se pican los champiñones menudito o el tempeh a modo de picadillo y se saltea en una sartén con ajo y cebolla picado. Se lavan las rodajas de berenjena para quitarles la sal, se secan y se ponen en una sartén a la plancha con una gota mínima de aceite.
Se monta todo en una fuente para el horno por capas, primero, abajo del todo, se ponen rodajas de patata, posteriormente una capa de rodajas de berenjena y encima de ésta una capa de “picadillo”, arriba del picadillo rodajas de tomate y encima una capa de bechamel. Se pueden volver a repetir las capas en ese orden hasta que se llene la fuente hasta arriba. Se cubre con bechamel restante y con el queso vegano (o animal) por arriba junto con orégano y se mete en el horno a gratinar 15 min.

Sopa fría de pepino, estilo Catasol

Ideal para tiempos calurosos, sana y refrescante

 

OPCIÓN YOGUR:

Ingredientes por cada yogur

dos pepinos

un diente de ajo

menta o un manojo de hierbabuena

ralladura de medio limón y su zumo

aceite de oliva, vinagre suave, pimienta negra y sal al gusto

pepinos

Lavamos los pepinos y los pelamos en su mayor parte, los despuntamos  y ponemos en el vaso de la batidora picaditos. Troceamos también el diente de ajo agregamos un poco de sal, vinagre, pimienta negra, aceite de oliva y menta, que en nuestro caso sustituimos por hierbabuena silvestre fresca de nuestra finca ecológica de Santiago del Monte, recogida al inicio de su floración (julio, agosto), se emplean hojas y flores.

Trituramos todo junto al yogur griego o cremoso, en nuestro caso empleamos un ecobífidus de leche de cabra, hasta obtener un puré fino. Si resultase muy espeso para nuestro gusto podemos agregar un poco de agua fría en el momento de consumirlo. Refrigeramos unas horas o toda la noche.

 

ecobífidus de cabra

Se debe servir esta crema muy fría, incluso con cubitos de hielo, teniendo cuidado de no aguar la crema. Podemos adornar con un poco de pepino y menta y si fuese necesario rectificar el aliño justo cuando vayamos a servirla.

hierbabuena

 

OPCIÓN VEGANA

Exactamente igual pero sustituimos el yogur por una manzana

 

Bizcocho marmolado a la naranja

Hoy vamos a facilitaros una receta para triunfar. Lo único que tenéis que hacer es seguir a rajatabla las indicaciones. Cada mezcla debe estar bien trabajada. Comentar que en este caso se utiliza un molde amplio en forma de rosca. El bizcocho resultante pesará aproximadamente un kilo.

Vamos allá:

Ingredientes:

Elaboración:

Lo primero es tener preparado nuestro molde. Lo engrasamos bien con mantequilla o aceite y lo enharinamos. Reservamos dentro de la nevera mientras trabajamos.

Dispondremos de dos boles, en uno (el mayor) podremos las yemas de los huevos y en el otro, las claras. Batimos las claras a punto de nieve. Hacia la mitad del batido podemos incorporar más o menos la mitad del azúcar.  Debe quedar como se observa en la fotografía.

Claras a punto de nieve
Como deben quedar unas claras a punto de nieve

Reservamos las claras a punto de nieve también en la nevera para continuamos.

En este punto podemos ir poniendo el horno a precalentar a 200ºC. Y también para ir avanzando (si no tenéis microondas), colocamos un cacharrito con los 30 gr de mantequilla dentro para que se vaya derritiendo (ojo, solo derretir).

Ahora, en el otro bol batimos las yemas junto al resto del azúcar, la ralladura de la naranja y su zumo. Y a continuación incorporamos la harina y la levadura química pasándolos por un colador para tamizar. En principio batiremos a mano para que no se llene todo de harina. Podemos acabar con la batidora de varillas. Os dejamos un vídeo para que veáis como debe quedar la consistencia de la masa.

Bien. aquí llegamos a otro paso más: el de incorporar las claras a punto de nieve que tenemos reservadas a nuestra mezcla. Como siempre, esto se hace con manualmente, con espátula y haciendo movimientos envolventes. Otro vídeo para que lo entendáis mejor.

mezcla de cacao y mantequilla
mezcla de cacao y mantequilla
Mantequilla y cacao
Mantequilla y cacao

Ya tenemos nuestra masa base preparada. Ahora dividimos la preparación en dos boles. Uno se quedará como está y a la del otro bol le daremos el toque de chocolate.

Volvamos a nuestra mantequilla derretida. Mezclamos esta con el cacao en polvo y una vez bien incorporada, vertemos esta pequeña mezcla en el bol donde queremos dar gusto chocolate. Esto hay que hacerlo con agilidad. Si la mantequilla se empieza a enfriar, no se mezclará bien con el cacao y provocará grumos difíciles de disolver en la masa preparada. Removemos bien para integrarlo todo.

En este punto, con nuestras dos masas preparadas podemos ir vertiendo en el molde ambas de forma intermitente, como por capas. No extender ni remover con espátula, no hace falta.

Hornearemos durante unos 40 minutos a 160ºC con calor arriba y abajo SIN ventilador.
Como cada horno es un mundo, así que cuándo pase el tiempo indicado realizaremos la prueba del palito (uno de brochetas, o un cuchillo vale igual) para ver si sale limpio o no. Si hay que seguir horneando, hacerlo por tramos de 5 minutos y volver a comprobar.

Y al final…. a disfrutar de un riquísimo bizcocho.

NOTA: No penséis que por ser pocos en casa no merece la pena. Estos bizcochos se congelan divinamente.  Congelemos porciones para desayunos y/o meriendas. Sin miedo.

Bollinas de Nuez – Receta de Delmirina (madre de Chus)

[social_warfare buttons=»Facebook,Twitter,Instagram»]
Las bollinas (que son también casadiellas) reciben este nombre en algunas zonas de Asturias.
Nuestra cocina asturiana da mucho de sí, y nada mejor que compartir también recetas procedentes de manos experimentadas y de la aún mejor actitud. Receta SIN modificar ni una coma (son las buenas)

Ingredientes pa la masa:

  • 1y1/2 kilos de harina (va sobranos un poco)
  • 1y1/2 tazas desayuno de nata
  • 50 gramos levadura prensada (véndese en confiterías o panaderías)
  • 1 cucharada de postre rasa de sal
  • 1 vaso leche y un poco agua, templadas (pa disolver levadura y sal)

Nota.- la nata de verdá igual no la tienes siempre, pa sustituir una parte o toda (depende de lo que te falte) usaremos una combinación de aceite y mantequilla (si te falta toda 150 gr. de mantequilla y 15 cucharadas de aceite, si falta parte pues, proporcionalmente).

Ingredientes pa la pasta de relleno:

  • 1y1/2 kilos de nuez (con cáscara)
  • 2 o 3 huevos (depende el tamaño; de los de Trillo harían falta 6)
  • 2 cucharadas soperas de miel
  • 5 cucharadas soperas de azúcar
  • 2 cucharadas soperas de anís

Nota.- Delmirina echai 2 cucharadas de anís corriente, pero diz que val anís dulce (hay gente que i gusta más), incluso sustituir parte o añadir a esa dosis otros licores como brandy o ron; que estas cosas son cuestión de hacelas muchas veces hasta que i des con el tu punto (si aumentas mucho la dosis o lo vas catando según cocinas, el “punto” puede tener otra acepción). Punto y aparte.

Elaboración de las boyinas:

Descascamos la nuez, la tostamos (altura media en el horno y no ponelo fuerte, vigilando que enseguida se pasan) hasta doralas, si las frotamos sueltan la piel (esto no ye importante pero recomendámoslo), y por último molémosla ( esto puede hacese previamente, hasta el día antes que el mismo día vas andar con apuro, si lo haces así, reservar, como diría un profesional)

Cogemos la nuez molida y echamos los huevos batidos, el azúcar, la miel y el anís (acordaivos que el anís tien variantes), mezclámoslo bien.

Ponemos la harina en forma volcán sobre superficie lisa, con el objetivo de ir echando en el cráter las natas (o sustitutos), la levadura disuelta en leche y la sal disuelta en agua. Ahora toca amasar, cuando vaya poniéndose consistente combinamos amasado con dedos con aplastado con puños, tien que quedar una masa homogénea y consistente. Pa que yelde, dejamos la pancha de masa envuelta en un trapo durante media hora aproximadamente.

En este lapso vamos limpiando la mesa, poniendo la sartén con bastante aceite, sacando el rodillo de extender la masa y guardando el anís (o las variantes) si tenemos la intención de no quemanos luego
Yeldada la masa procedemos a la manufactura de las bollinas. Se corta un trozo (o una tira) de la masa, se extiende bien con el rodillo y se corta en retales de un tamaño aproximao de un ¼ de folio (ya adaptarás el tamaño a tu comodidad), sobre el centro de cada retal vas echando un poco de pasta de relleno (del tamaño de cuchara café, o media nuez, o yo que sé porque las nueces y las cucharas de café son como los puñetazos), doblas hacia un lado y luego al otro montando bien masa sobre masa pa que no entre el aceite, aprietas los extremos con el mismo objetivo (Los extremos, Delmirina, apriétalos con los dientes de un tenedor que además dai un toque estético). Ye conveniente no extender más trozos hasta que tengas cerradas las del anterior (cada tira igual te da pa hacer seis bollinas), afecta a la maniobrabilidad del rodillo.

Pa freir (por tandas, no amontonar que hay que ir dandois vuelta una a una) echar el suficiente aceite como pa que las cubra , aunque al ir friendo van ir flotando. Procura que ten bien cerradas por que si no el aceite va ponese negro y va ennegrecer las que frias después. Pa esto también hay trucos; si empujas con los dedos la pasta de relleno sobre los retales vas a engrasalos, si después usas los mismos dedos pa doblar sobre si la masa no te van a pegar bien y pueden abrir al freir (no se val chupar los dedos cada vez que vas doblar unas pocas porque esta pasta “engancha”)

El final tien tres variables;

  1. que te sobre masa, en tal caso puedes freila en retalinos, que sin relleno también ta muy buena;
  2. que te sobre pasta, en este caso si puedes chupar los dedos o comela a cucharadas;
  3. o que midas tan bien que no te sobre nada (esta habilidad puede adquirise de dos formas;
    1. con la mucha práctica;
    2. con el número adecuao de chupitos de anís o sustituto durante el proceso de yeldao

Según las vas sacando puedes espolvoreais un poco azúcar por encima. Delmirina hazlo con un colador metálico tupido.

Aquí ya las puedes ir apilándolas porque estas dosis son pa 4 o 5 docenas, pero no tengáis miedo, desayunailas durante tres días que no traen fecha de caducidad.

CASADIELLES

Hoy os dejamos el video del programa Aquí la Tierra, de la TPA, con la receta de este postre típicamente asturiano. Se trata de una especie de «empanadilla» dulce con un relleno potente y con mucho aroma, la casadiella.

Para que te sea más fácil probar, te dejamos la lista de la compra:

Ingredientes para la masa:

Ingredientes para el relleno:

  • nueces picadas a gusto (pueden ser avellanas)
  • azúcar
  • anís a gusto
  • huevo batido según necesite

Aquí tienes el enlace.

 

REVISTA EL PAXU VERDE, Nº1 – (7-febrero-2020)

Presentación del número 1 de la revista El Paxu Verde.

También habrá un interesante debate: «Nos comemos el planeta«.

Lugar: El Calendoscopio, C/ La Ferrería, nº20, Avilés

Día 7 de febrero a partir de las 18:30

Descubre esta revista dispuesta a cambiar nuestros modelos de consumo dándonos herramientas y toda la información para reconocer nuestros hábitos con mayor impacto social y medioambiental, y poder buscar alternativas justas y sostenibles. Hablemos de futuro, de energías, de consumo y de naturaleza.
Y debatamos, que las mejores ideas vienen de la cooperación y la comunicación!

Sigue el evento en las redes sociales del Paxu Verde:

Presentación de la Revista El Paxu Verde