Bizcocho

Bizcocho marmolado a la naranja

Hoy vamos a facilitaros una receta para triunfar. Lo único que tenéis que hacer es seguir a rajatabla las indicaciones. Cada mezcla debe estar bien trabajada. Comentar que en este caso se utiliza un molde amplio en forma de rosca. El bizcocho resultante pesará aproximadamente un kilo.

Vamos allá:

Ingredientes:

Elaboración:

Lo primero es tener preparado nuestro molde. Lo engrasamos bien con mantequilla o aceite y lo enharinamos. Reservamos dentro de la nevera mientras trabajamos.

Dispondremos de dos boles, en uno (el mayor) podremos las yemas de los huevos y en el otro, las claras. Batimos las claras a punto de nieve. Hacia la mitad del batido podemos incorporar más o menos la mitad del azúcar.  Debe quedar como se observa en la fotografía.

Claras a punto de nieve
Como deben quedar unas claras a punto de nieve

Reservamos las claras a punto de nieve también en la nevera para continuamos.

En este punto podemos ir poniendo el horno a precalentar a 200ºC. Y también para ir avanzando (si no tenéis microondas), colocamos un cacharrito con los 30 gr de mantequilla dentro para que se vaya derritiendo (ojo, solo derretir).

Ahora, en el otro bol batimos las yemas junto al resto del azúcar, la ralladura de la naranja y su zumo. Y a continuación incorporamos la harina y la levadura química pasándolos por un colador para tamizar. En principio batiremos a mano para que no se llene todo de harina. Podemos acabar con la batidora de varillas. Os dejamos un vídeo para que veáis como debe quedar la consistencia de la masa.

Bien. aquí llegamos a otro paso más: el de incorporar las claras a punto de nieve que tenemos reservadas a nuestra mezcla. Como siempre, esto se hace con manualmente, con espátula y haciendo movimientos envolventes. Otro vídeo para que lo entendáis mejor.

mezcla de cacao y mantequilla
mezcla de cacao y mantequilla
Mantequilla y cacao
Mantequilla y cacao

Ya tenemos nuestra masa base preparada. Ahora dividimos la preparación en dos boles. Uno se quedará como está y a la del otro bol le daremos el toque de chocolate.

Volvamos a nuestra mantequilla derretida. Mezclamos esta con el cacao en polvo y una vez bien incorporada, vertemos esta pequeña mezcla en el bol donde queremos dar gusto chocolate. Esto hay que hacerlo con agilidad. Si la mantequilla se empieza a enfriar, no se mezclará bien con el cacao y provocará grumos difíciles de disolver en la masa preparada. Removemos bien para integrarlo todo.

En este punto, con nuestras dos masas preparadas podemos ir vertiendo en el molde ambas de forma intermitente, como por capas. No extender ni remover con espátula, no hace falta.

Hornearemos durante unos 40 minutos a 160ºC con calor arriba y abajo SIN ventilador.
Como cada horno es un mundo, así que cuándo pase el tiempo indicado realizaremos la prueba del palito (uno de brochetas, o un cuchillo vale igual) para ver si sale limpio o no. Si hay que seguir horneando, hacerlo por tramos de 5 minutos y volver a comprobar.

Y al final…. a disfrutar de un riquísimo bizcocho.

NOTA: No penséis que por ser pocos en casa no merece la pena. Estos bizcochos se congelan divinamente.  Congelemos porciones para desayunos y/o meriendas. Sin miedo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *