Tomates «pintones»

Tomates “pintones” fritos

Llegó la época de disfrutar de esta tan conocida receta, por estas fechas las tomateras están llenas de tomates pero cada vez hay menos horas de luz, menos sol y menos calor así que la maduración óptima de estos se hace de rogar. Por tanto en lugar de hacer un gazpacho que además ya no acompaña con el tiempo, podemos hacer tomates fritos.

Tomateras en Catasol, esperando a madurar

madurando lentamente en otoño

Introducimos el matiz de que los tomates en lugar de verdes estén pintones, no es necesario que estén verdes sino que estén duritos para que al rebozarse y freírse no pierdan la forma. El tomate es una fruta, la forma más saludable de comerlo es crudo cuando está maduro. ¡¡¡Esto no impide rebozarlos de vez en cuando!!!

Es importante que no consumamos los tomates cuando están muy verdes, como el resto de solanáceas (patatas, berenjenas, pimientos): los tomates contienen solanina que es una sustancia tóxica, por ello es necesario siempre pelar bien las patatas y las berenjenas y nunca comerlas crudas, y, en el caso de los tomates, esperar a que estén maduros para comerlos crudos, o pintones para cocinarlos.

Ingredientes:

Tomates pintones de Catasol

1 Huevo

Pan rallado

Especias (pimienta, pimentón picante, orégano…)

Sal

Aceite

Elaboración:

Se cortan los tomates en rodajas gruesas (1cm de grosor)

Se bate el huevo y se pasan los tomates por él

Se mezcla el pan rallado con las especias y se rebozan los tomates*

Se pone aceite a calentar y se fríen como si fuera croquetas hasta que estén dorados (no más, ojo con las acrilamidas)

*Si se desea se puede hacer un segundo rebozado para que quede más firme

Opcional: se puede preparar una salsa Raita (a base de yogur y pepino) para echar a los tomates.

Los fritos en la dieta

Promovamos la Salud: A estas alturas la gran mayoría sabemos que no hay que abusar de los fritos, además de la cantidad de grasa que se ingiere, se somete a los alimentos a una temperatura elevada.

Las mejores formas de cocinar alimentos son hervidos, al vapor, a la plancha y salteados. Y en orden descendiente, horneados, a la parrilla y finalmente fritos.  Como consejo nutricional y de salud, todos aquellos alimentos que son aptos para comérnoslos crudos (frutas, hortalizas, frutos secos) deberíamos consumirlos sin cocinar siempre que sea posible, el intestino nos lo agradecerá.

Lo más importante a saber a la hora de freír alimentos es el tipo de aceite, la mayoría de aceites vegetales son grasas insaturadas y son sanas si se come en crudo o no se somete a grandes temperaturas. Por otro lado , el aceite de palma o la grasa palmiste han demostrado en ensayos ser los peores para la salud, deben evitarse incluso en crudo por su potencial para impulsar metástasis tumorales.

El número de veces que se emplea el mismo aceite para freír también es importante, de hecho se ensayan a más de 100ºC y han resultado ser los más resistentes al quemado los aceites de oliva superando las 90 veces de reutilización. Cuanto más ligero sea el aceite, antes se degrada por la temperatura y la reiteración de calentamiento.

Las sustancias añadidas al aceite tanto en el cultivo como en el procesado también se degradan al calentar, por ello los más saludables sin discusión son los aceites procedentes de cultivo ecológico y extraídos por prensado en frío sin aditivos.

Cuando estos aceites se calientan mucho (como cuando freímos) llean a quemarse y las grasas, además de oxidarse, se ven modificadas en su estructura molecular.

Sin embargo, las grasas de origen animal o el aceite de coco que son saturadas son ácidos grasos más estables, no son tan sensibles al calor y aguantan más temperatura sin verse modificados ni oxidarse. Las grasas de origen animal tienen otros peligros, uno de ellos son los contenidos en tóxicos acumulativos como metales pesados, dioxinas, etc que haya recibido el animal, que acumula en su grasa.


Leave a Comment